La cervicalgia o color de cuello, es un término que describe una “algia o dolor en la región cervical”. Algunas enfermedades o patologías relacionadas con la cervicalgia, también pueden afectar al brazo con un hormigueo punzante, debilidad y dolor irradiado denominado cervico-braquialgia.

Otro tipo de dolor cervical muy relacionado con la cervicalgia y que se caracteriza por espasmo muscular de la musculatura del cuello es la tortícolis se define comúnmente como un dolor agudo en el cuello causado por una prolongada posición no fisiológica durante mucho tiempo (por ejemplo: una persona que se queda dormida con una inclinación del cuello o girada por una hora). Todo el mundo piensa que la tortícolis es consecuencia de un enfriamiento, pero no lo es. Hay un espasmo muscular del músculo esternocleidomastoideo o contracción que fija las vértebras.

Las causas más frecuentes de este dolor son:

  • Debido a una mala postura. Un traumatismo, maloclusión mandibular, alteración de la visión . Esto provocará una pensión involuntaria en los músculos del cuello que a su vez provoca un bloqueo de las vértebras cervicales.
  • Estos bloqueos vertebrales si se mantienen en el tiempo pueden provocar un dolor crónico por desgaste de las vértebras conocido como artrosis cervical o cervicoartrosis o un dolor agudo por presión sobre el disco inter-vertebral que puede provocar una hernia discal cervical qué afectará a una raíz nerviosa que provocará dolor en el brazo.
  • Por contracturas musculares y puntos gatillos miofasciales en trapecios y musculatura cervical.
  • Enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante.
  • En muchas ocasiones la tensión muscular y el bloqueo de las vértebras cervicales están provocadas por estrés. Para comprender como el estrés afecta a la zona cervical ayuda mucho la visión que otorga la medicina oriental. Según esta el estrés afecta en primer lugar al hígado y vesícula biliar, sistema nervioso y estómago… Estos órganos cuando están alterados o desequilibrados provocan reflejos en la zona dorsal y el cuello.